Análisis Suite de ballet (Grandes dimensiones)

Written on 21 Feb 2014 by  / Published in Armonía y Análisis

El sonido de La Suite de ballet es de un grado de contraste importante. Un lenguaje instrumental sencillo, sin necesidad de grandes exigencias en la utilización de las tesituras extremas, ni de pasajes artificiosos, pocos aderezos melódicos, para un lenguaje instrumental franco y espontáneo. Eso sí, minucioso trabajo de color, con la búsqueda de todas las combinaciones tímbricas entre los instrumentos de la banda, como el color gris de la Introducción, la opacidad de esos timbres colocados en homofonía, robustos, con la melodía de notas repetidas que dan una sensación de aun más corpulencia pero con un ímpetu asombroso de avance y evolución.

Podríamos afirmar que la Suite de ballet, es una obra con un grado de contraste importante y significativo. Raramente podemos encontrar dos momentos idénticos o ni siquiera parecidos. Ni siquiera la reexposición que hay en el compás #255 tiene nada que ver con el principio.

Los temas o melodías son todos elaborados desde las cuatro notas que presentan los trombones y bajos en el principio de la obra. Basadas en el intervalo de semitono (ascendente y descendente) y los saltos de tercera mayor y menor.

Es una obra basada en la armonía y las funciones tonales, en la construcción de los acordes por terceras, aunque existen algunos detalles de otros tipos de formaciones. Las texturas contrapuntísticas también tienen un destacado papel en la obra, apareciendo en todas las secciones de una manera fehaciente.

El ritmo es uno de los elementos de cohesión en la obra. La relación metronómica entre las secciones tratan de soldar y vincular unas con otras, con la idea de continuidad y proceso continuo. No hay consumación en ningún momento, porque el ritmo da siempre una solución de continuidad.

Es además el elemento que le concede a la obra un alto grado de contraste. Secciones suaves, de tempos lentos, con un metro disperso y lánguido, con otras de máxima fuerza, de tempos rápidos y metro regular y fijo.

En el crecimiento o desarrollo de la obra, vemos una obsesión del compositor por los cambios y las variabilidades en todos los aspectos. Tanto a nivel tímbrico como armónico, la Suite de ballet, pretende originar un discurso vacilante que provoque cierto estrés. No hay cierre de ninguna sección, no hay cadencia conclusiva que nos de una tregua, la idea es justamente la contraria, de movimiento continuo, de avance siempre hacia delante.

Para ello, es importante los intensos grados de contraste entre los elementos estructurales más fundamentales, contraste de timbres, de dinámicas (sonido) , momentos de tensión armónica o  anexión de texturas (armonía y contrapunto), cambios súbitos de tempo (ritmo).

 

Read 3376 times
Rate this item
(0 votes)
Published in Armonía y Análisis

La verdadera misión del director es encontrar con sus emociones aquello que no está escrito en el pentagrama y saber transmitirlo a su orquesta...

la del compositor evitar ser descubierto... 

Josep Miquel

Últimos Posts



Contacto

JoomShaper