La Gran Partita

Written on 09 Abr 2014 by  / Published in Armonía y Análisis

La Serenata nº10 en Si bemol mayor más conocida como la Gran Partita” KW.361 fue compuesta entre 1783 y 1784 y, entre sus intérpretes iniciales, figuraría Anton Stadler, amigo íntimo de Mozart, reputado virtuoso del clarinete y del corno di basseto. Incluso parece ser que Stadler no solo estuviese en el estreno como instrumentista sino que hiciese de director.

Su gestación es controvertida, parece ser que el autógrafo no queda demasiado claro que fuese de Mozart. El título de Gran Partita tampoco viene del compositor. Fue añadida posteriormente con una escritura y una tinta diferentes a las de la partitura. Parece que, de hecho, su composición fue contemporánea a las de la ópera “El rapto en el serrallo” que data de 1781. 

Es posible que la Serenata sea el resultado de la combinación de dos obras anteriores. Esta idea la comparto por la rigidez mostrada en el crecimiento armónico del conjunto de movimientos. Su destino es igualmente misterioso: ¿sería un regalo para su esposa con la que se casó en 1782? ¿O para algún concierto al aire libre? ¿Tal vez sería para el Gran Elector de Baviera y su corte de Múnich? ¿O para la francmasonería, a la que Mozart se vinculó y a la que se les atribuía cierta afición por los instrumentos de viento?

Esta serenata integra fundamentalmente instrumentos de viento, y refleja la popularidad que dichas formaciones camerísticas de viento tenían en aquella época. El repertorio compuesto para estos grupos se denominaba Harmoniemusik, y era parte integrante de multitud de eventos, incluidas las actuaciones al aire libre y las actividades sociales de la Corte.

En el caso de la Gran Partita la instrumentación original incluye dos oboes, dos clarinetes, dos corni di basetto, cuatro trompas, dos fagotes, y como único representante de la sección de cuerdas, un contrabajo, frecuentemente sustituido por un contrafagot.

GRANDES Y MEDIAS DIMENSIONES

La obra esta dividida en siete movimientos de carácter contrastante.

Tonalmente quedan vinculados hacia las regiones tonales más cercanas, repitiéndose en muchas secciones y no dando en ese sentido una sensación de elaboración tonal demasiado marcada.

Por separado cada movimiento tiene sus propios temas, la mayoría de ellos son tratados con las texturas de melodía acompañada y/o contrapuntística. Entre ellos ocurren motivos melódicos que podríamos establecer nexos y vínculos claros de desarrollo temático.

Armónicamente la obra esta basada con los acordes triadas de las tonalidades mayores y menores y sus funciones tonales.

La obra como hemos dicho consta de siete movimientos, ofreciendo un contraste habitual entre los tempos lentos y rápidos, así como los no menos usuales cambios entre las pulsaciones o subdivisiones binarias y ternarias.

Creo que la orquestación es lo más destacado de esta pieza. La búsqueda de colores entre los instrumentos de viento madera, el virtuosismo de los clarinetes y cornos di basetto, la explotación de todo el registro tanto de los oboes como de los fagots, las cuatro trompas con un papel no siempre secundario, son exprimidos en todo tipo de duetos y combinaciones en búsqueda del contraste de timbres y colores.

Las articulaciones son constantes en todo tipo de elementos. Las dinámicas cambiantes, prácticamente durante toda la obra, los fraseos casi siempre regulares, todo prácticamente esta como en una balanza equilibrada, un ritmo armónico ponderado, unas estructuras niveladas, un pensamiento ecuánime de cada elemento constructivo con la idea de una simetría global.

MOVIMIENTOS DE LA GRAN PARTITA

1. Largo- Allegro Molto

2. Minuetto

3. Adagio

4. Minuetto

5. Romance

6. Tema con variaciones (Tema, 6 variaciones y final)

7. Rondó (Allegro Molto)

PEQUEÑAS DIMENSIONES

El movimiento inicial integra un Largo imponente. Las primeras células rítmicas originan una entrada muy marcada y fuertes, donde contrasta la intervención del clarinete, dulce y melódico durante los primeros cinco compases, a partir de este compás y con la  llegada del tema sincopado (reminiscencias del estilo adoptado por Mozart en su obra Adagio y Fuga K 546), es el oboe quien toma protagonismo. Varias formulas cadenciales cierran la tónica, pero el movimiento se dirige hacia la Semicadencia del último compás precedido con un climax melódico y armónico en el compás #12 con la llegada del dominante de la dominante con la tensión de novena. Este Largo se enlace con un Allegro Molto en la misma tonalidad de Si bemol

Read 2045 times
Rate this item
(0 votes)
Published in Armonía y Análisis

La verdadera misión del director es encontrar con sus emociones aquello que no está escrito en el pentagrama y saber transmitirlo a su orquesta...

la del compositor evitar ser descubierto... 

Josep Miquel

Últimos Posts



Contacto

JoomShaper